Se incarca...

Descriere

Aunque es una práctica no permitida, saltar desde tu balcón a una piscina resulta un ejercicio de pura adrenalina y puntería. Si además en la piscina hay un cocodrilo, entonces se pone aún más emocionante.